Faltó Depoitre

Faltó Depoite

La aventura europea del KAA Gent ha llegado a su fin. El equipo belga en general y Hein Vanhaezebrouck en particular se presentaron en el Volkswagen-Arena con la lección del encuentro de ida bien aprendida, pero el Gent no pudo ante el equipo alemán y terminó sucumbiendo ante las genialidades de un Julian Draxler decisivo en la eliminatoria.

En el partido disputado en el Ghelamco Arena a mediados de febrero, el Wolfsburgo de Dieter Hecking consiguió romper y desajustar todo el sistema del Gent, algo que nadie había conseguido con tan buen resultado hasta ese momento. El conjunto germano se plantó en Bélgica con un equipo que presionó en bloque alto al actual campeón de la Jupiler Pro League, y como consecuencia de ese buen trabajo sin balón llegó a desmontar el 1-3-3-2-2 de Vanhaezebrouck. Sólo diez malos minutos de Los Lobos y las entradas de Saief y Coulibaly le dieron la oportunidad a Los Búfalos de seguir soñando con pasar a los Cuartos de Final.

Vanhaezebrouck cambió de esquema pero echó mucho en falta a Depoitre

Para el partido de vuelta, el técnico belga del Gent decidió cambiar ciertas cosas con respecto al once que no pudo vencer en el primer encuentro. La principal novedad de Vanhaezebrouck fue jugar con cuatro futbolistas atrás —sin Mitrović, por cierto—, buscando proteger esa zona, y no pudo contar con Laurent Depoitre, la referencia de los suyos. Y esto tuvo un impacto negativo.

Dentro de un ritmo de juego algo lento pero en el que no hubo demasiados interrupciones y sí bastante continuidad, el Gent consiguió mezclar y alternar tramos en los que llevó la iniciativa con momentos de ceder la misma para esperar y contragolpear. El plan trazado no estaba mal elaborado ni ejecutado, pero al equipo gantés le faltó Depoitre.

Cada vez que Sels conectaba Nielsen y este hacía la propio con Asare para encontrar a Sven Kums o Renato Neto, el Gent era capaz de superar la primera línea de presión del Wolfsburgo, y a partir de ahí Los Búfalos tenían posibilidad de combinar y jugar en campo contrario con soltura. Sin embargo, el problema para los de Vanhaezebrouck llegaba cuando había que dar un paso más, el definitivo, en la zona de finalización. Ni Simon, ni Miličević, ni Dejaegere contaban con el futbolista dentro del área rival al que servir y filtrar balones peligrosos, y finalmente todo se quedaba en acercamientos.

El Wolfsburgo pasó a tener la posesión para evitar males mayores

Ya en el segundo acto, Hecking apostó por juntar a muchos de sus jugadores cerca del balón para tener a éste como mejor aliado a la hora de defender el partido y, por consiguiente, el resultado global de la eliminatoria. El Wolfsburgo hizo el campo grande, con la única intención de ir moviendo el esférico de un lado a otro, generando a su vez más líneas de pase para conservar la pelota, y terminó anulando al Gent.

Roque Arambarri

Nacido en Donostia-San Sebastián hace 19 años, mi pasión es el fútbol. Habituado a ver fútbol nacional e internacional, en este blog trato de analizar el fútbol desde un punto de vista diferente. Creador de El Área Técnica, redactor de Gipuzkoa Sport y colaborador en Radio MARCA Donostia.

No comments yet.

Leave a comment