La explosión de Saúl

La explosión de Saúñ

Sábado, 28 de noviembre de 2015, Estadio Vicente Calderón. Pau López despeja un balón al que aparentemente iba a llegar Antoine Griezmann, y en su intento por desviar la ocasión de peligro, el esférico queda dividido. Tanto Tiago como Marco Asensio acuden a la disputa de la pelota. Uno cae dolorido —es Tiago—, mientras que Asensio y los veinte jugadores restantes observan cómo el colegiado del encuentro detiene el partido para que el futbolista portugués del Atlético sea atendido. Y horas después, las peores noticias se confirman: Tiago Cardoso Mendes sufre una fractura de tibia en uno de los mejores momentos de su vida deportiva, y toda la hinchada atlética se pregunta cómo sobrevivirán a la ausencia de un jugador tan importante para Simeone.

A grandes rasgos, así fue la narración completa de una de los sucesos más negativos al que el Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone le ha tenido que hacer frente esta temporada 2015/16. La dura y larga lesión de uno de sus pilares en el centro del campo, hizo sonar todas las alarmas en el seno del club colchonero. Pero en algo más de 100 días, ese problema se ha transformado en una solución. Una solución, además, con nombre y apellidos propios: Saúl Ñíguez Esclápez.

La irrupción definitiva del joven futbolista español en los esquemas del “Cholo” Simeone está traduciéndose en una de las grandes apariciones de esta nueva edición en la Liga BBVA. Y si nos paramos a pensar y analizar la situación al completo, no es de extrañar.

Tiago llegó a recuperar 106 balones antes de su lesión

En los primeros meses de competición, la figura de Tiago Cardoso Mendes se erigió como fundamental y esencial para aspirar a cualquier éxito en forma de campeonato por parte del equipo rojiblanco este curso. En los meses de agosto, septiembre, octubre y casi todo noviembre, el futbolista portugués demostró estar viviendo una segunda juventud —incluso casi mejor que la primera—. Tiago era el responsable de mantener el rigor táctico dentro de la medular de un Atleti siempre rocoso y sólido en esa parcela del campo, y su ausencia parecía irreemplazable. Hasta que apareció Saúl.

Saúl le ha resuelto más de un problema a Simeone

Desde que el futbolista ilicitano empezase a entrar con frecuencia en los onces de su entrenador, nunca antes había tenido tanto impacto dentro del sistema del equipo como lo tiene ahora. Cuando empezó y tras su época de aprendizaje bajo las órdenes de Paco Jémez en un Rayo Vallecano en el que jugó casi siempre de central, ni el propio Saúl era consciente de todo lo que podría aportar en su club de origen. Hasta el punto de que hoy en día se ha convertido en un indiscutible para los suyos.

Su polivalencia le permite ocupar varias posiciones en las que es capaz de rendir a un alto nivel. Y claro, esa versatilidad para un entrenador como el “Cholo” es oro puro. Tácticamente al equipo no le quita un ápice de su ya mencionada consistencia —uno de los principios que regulan la organización defensiva de los colchoneros—, y a todo esto le suma una capacidad innata de llegar al área rival en segunda línea con posibilidades claras de remate, y de ahí llegan últimamente muchos de los goles del Atlético. Y es que a falta de gol, Saúl ha aparecido para aportar su granito de arena —7 tantos en todas las competiciones—. Sus desmarques de apoyo, ruptura, la facilidad para combinar con sus compañeros en desplazamientos cortos y largos, el trabajo incansable sin balón y la inteligencia táctica con la que se mueve por el campo, son algunas de las señas de identidad de la explosión de Saúl, el nuevo “todocampista” de Simeone.

Roque Arambarri

Nacido en Donostia-San Sebastián hace 19 años, mi pasión es el fútbol. Habituado a ver fútbol nacional e internacional, en este blog trato de analizar el fútbol desde un punto de vista diferente. Creador de El Área Técnica, redactor de Gipuzkoa Sport y colaborador en Radio MARCA Donostia.

No comments yet.

Leave a comment