El regreso de Klopp y la flexibilidad del Borussia Dortmund

Borussia+Dortmund+v+Liverpool+UEFA+Europa+r81aEwomkBLl

Cuando el pasado 18 de marzo el sorteo de los Cuartos de Final de la UEFA Europa League deparó un Borussia Dortmund – Liverpool, todos nos dimos cuenta de que ese enfrentamiento a doble partido no iba a ser “un encuentro más”. Estaba claro que el regreso de Jürgen Klopp al Signal Iduna Park le daba un toque especial a la eliminatoria, y lo cierto es que en el primer asalto, el Liverpool demostró que tiene bastantes argumentos para poder eliminar a cualquiera.

A la hora de plantear el partido de ida, ambos entrenadores fueron conscientes de cuáles eran las principales virtudes y defectos de los equipos que iban a tener enfrente. Tenían el partido bien estudiado, y Klopp apostó en su once por darle la titularidad al belga Origi.

La hoja de ruta de Jürgen Klopp para dejar el doble enfrentamiento con vida pensando en la vuelta en Anfield, estuvo compuesta por dos partes —o etapas—. En la primera, el Liverpool trató de hacer una presión avanzada sobre la salida de balón del Borussia Dortmund. Pero, tras veinte largos minutos ejerciendo ese pressing agresivo sobre el rival, decidió modificar. Fue entonces cuando el Liverpool priorizó el replegarse hasta el mediocampo, con el único fin de evitar los espacios intermedios en los carriles centrales sobre todo, para obligarle al BVB a jugar por fuera. Y en el sistema dibujado al detalle por el técnico red, Emre Can ejerció de mediocentro defensivo, con las ayudas constantes de Milner y Henderson.

Sin embargo, el futbolista sobre el verde que hizo bueno el plan del Liverpool no fue otro que Divock Origi. Y es que cuando el Liverpool recuperaba, sus compañeros encontraron en él la figura que le permitía al equipo inglés salir con fluidez, y en más de una ocasión le permitió a los suyos ganar muchos metros para poder llegar a la portería de Roman Weidenfeller con relativa facilidad y frecuencia.

La sensación que dejó el primer encuentro al final de los noventa minutos, fue que el Liverpool era consciente en todo momento de las limitaciones que tiene como equipo cuando ataca en posicional. Y Klopp decidió optimizar sus recursos para equilibrar esa carencia.

La flexibilidad de Tuchel mejoró al BVB

Al igual que en la vuelta de la eliminatoria anterior ante el Tottenham Hotspur, Thomas Tuchel apostó por esa variante que viene utilizando mucho estos meses de competición, donde lo que busca es generar superioridades en las bandas. Contra el equipo de Mauricio Pochettino y en White Hart Lane, Ginter fue el jugador que se convertía en un defensa más cuando el Dortmund no tenía el balón. Pero ayer, fue Erik Durm quién protagonizó ese papel.

La buena lectura que Tuchel hizo sobre la primera mitad, le llevó al entrenador de Krumbach a rectificar, a mover sus fichas. Y con la entrada de Nuri Sahin su equipo mejoró considerablemente.

Con el turco sobre el terreno de juego del Westfalenstadion, el Borussia Dortmund renunció a un jugador de banda —en este caso, Erik Durm— para tener un futbolista más en el centro del campo (Gonzalo Castro, Weigl y el propio Sahin), y con ellos el primer pase en el inicio del juego del conjunto aurinegro fue mejor. Y si bien es cierto que esto último no tuvo un impacto directo en el marcador ni en el resultado final, los ataques del cuadro local pasaron a tener más veneno.

Roque Arambarri

Nacido en Donostia-San Sebastián hace 19 años, mi pasión es el fútbol. Habituado a ver fútbol nacional e internacional, en este blog trato de analizar el fútbol desde un punto de vista diferente. Creador de El Área Técnica, redactor de Gipuzkoa Sport y colaborador en Radio MARCA Donostia.

No comments yet.

Leave a comment